sábado, 30 de agosto de 2014

Un nuevo comienzo

(Imagen de CPToon)

Mi nombre es Francisco Heriberto Valencia Chávez nacido en la hermosa ciudad de Culiacán, Sinaloa, México, desde el año 2006 me propuse a buscar la forma de promover información en torno al medio ambiente. La contaminación está avanzando a pasos agigantados, al parecer no hay nada que detenga la destrucción masiva de bosques, la extracción de recursos minerales, la poca supervisión de las fabricas contaminadoras, la poca ética profesional y humana ante desastres ecológicos, la falta de conciencia de todos los seres humanos ante cada desecho o la falta de lugares apropiados para tales desechos. 

Por otro lado, a conciencia actual ha sido automatizada con la COMERCIALIZACIÓN que provoca el deseo de adquirir un producto. Sin embargo, las empresas que fabrican dichos productos, algunas, se responsabilizan por el funcionamiento mas no por el desecho, porque, el proceso de  COMERCIALIZACIÓN termina hasta el usuario final que son los compradores o ciudadanos.

La lógica nos indica que debe haber una fluctuación interactiva de los productos y sus desechos, sin embargo, es mas barato construir que rescatar o reciclar en la mayoría de los productos.


La humanidad esta concentrada en la obtención del DINERO. Los empresarios desean invertir poco y ganar mucho, es un hecho cultivado desde la aparición de la moneda. Y como conocemos el proceso natural de la vida (que es Nacer-Vivir y morir) así como el proceso natural del ciclo del agua, el ser humano considera que la naturaleza se hará cargo de nuestros desechos. Pero, hemos olvidado que los productos que construimos no son como los productos naturales, requieren cientos de años para su destrucción natural. Ademas de que al destruirse provocan contaminación grave, dañando la fauna y la flora en grandes extensiones.

Los medios de comunicación deberían de tener un espacio dedicado a dar cobertura a los desastres ecológicos (de principio a fin), pero, ¿porque no lo hacen? porque no vende y no quieren ser los propulsores de paranoias en la sociedad. Las secretarias ambientales, les falta recursos humanos profesionales y tecnología adecuada para obtención inmediata de los análisis químicos de los desechos que generan la fabricación de productos y normas contundentes para obligar a las empresas cuidar el medio ambiente. Actualmente, evaden responsabilidades ante la tolerancia que marca las leyes ambientales, es un echo evidente que una multa generada por la irresponsabilidad de los desechos de fabrica puede ser aplicada hasta dentro de 30 años porque, dichas multas, son enterradas en los tribunales o condonadas por falta de pruebas (obvio, 30 años después ya desapareció el grado de contaminación o finiquito la fabrica).

No es aceptable ocultar con tal cinismo tales situaciones, dentro y fuera de nuestro país. Las evidencias de la contaminación son presenciales: cambio climático, enfermedades crónicas a corta edad por alimentos con pesticidas y conservadores químicos, extinción de flora y fauna. 

Tanto tu como yo estamos destruyendo la vida de este planeta. ¿Quieres que continué? No hables de contaminación, tira a los arroyos tu basura, quema llantas, vete de cacería a matar animales puede ser que corras con suerte y seas el ultimo que logre matar un venado cola blanca, tala los arboles de tu casa porque ya te enfadaste de barrer sus hojas. ¿Sarcasmo? no, lo que quiero dar entender es que cualquier desecho o acción, hace estragos al planeta afectando el orden natural de vida.

Todos debemos de contribuir por el bien de todos. SOLO TENEMOS UN PLANETA.