jueves, 23 de abril de 2015

Sudán, el último Rinoceronte Blanco



El último rinoceronte blanco, macho, del planeta se encuentra en la reserva natural de OI Pejeta Conservancy en Kenia, localizada en Laikipia (Kenia, África), convive con las últimas dos hembras de su especie.
“Sudán», como es llamado el rinoceronte en la reserva natural, es el último ejemplar macho de rinoceronte blanco del norte del planeta, cuenta con 40 años de vida. Es por ello que se analiza diferentes opciones para su conservación, la idea mas interesante se centra en la fecundación in vitro (IVF) como medida para para preservar la especie de la extinción.


Situación de la reserva

La situación es insostenible porque los medios con los que cuentan los responsables de la reserva natural donde vive “Sudán», no se dan abasto. La reserva cuenta con 90.000 acres de superficie de conservación que se debe cuidar. Ante la preocupación, Robert Breare, jefe de la oficina de operaciones de la reserva, lanzó una campaña “Keep the Rhino Rangers Safe”, la cual, el año pasado, recaudó el equivalente a 35 mil 600 dólares. Este año, su objetivo es recaudar 75.000 euros para mantener a los guardias equipados y bien entrenados, hasta el 12 de Abril del 2015 se ha logrado recabar 47.000 euros.

Por ello, han pedido ayuda a través de una campaña internacional de recaudación de fondos para continuar con su esfuerzo conservacionista, porque:

“Con el incremento en la demanda de los cuernos de rinocerontes y el marfil, enfrentamos muchos intentos de cazadores ilegales y hemos logramos contrarrestar un gran número de ellos, arriesgando nuestras propias vidas en las líneas del deber”, asi lo afirmo, Simor Irungu, uno de los vigilantes que cuidan a “Sudán».


El director de la reserva Richard Vigne puntualizo:

"Es un símbolo de lo que los humanos le hacen al planeta y no sólo concierne a los rinocerontes sino a todo tipos de animales; grandes y pequeños, del planeta.”

“Existe la posibilidad de que presenciemos la desaparición de una especie, y, puede morir aquí”,  y lamentó las décadas de pasividad ante este desastre. "El hombre es totalmente responsable de su extinción”, aseguro Vigne.


Que sucedió con los últimos 2 Rinocerontes Blancos:

Uno vivía en el zoológico Safari Park, en San Diego, California, un macho de 44 años, llamado “Angalifu”, sin embargo, el diciembre pasado (2014), se murió “de viejo” no logrando obtener semen del ejemplar, quedando solamente la hembra en ese mismo zoológico.

Noviembre de 2014, en el zoológico del parque reserva de Keniata, de la República Checa, otro macho; “Suni”, tenía 34 años, murió el 17 de octubre del 2014 según Informes de National Geographic quedando las dos hembras. 


Razones de su extinción:

El rinoceronte blanco del norte se vio afectado porque en sus territorios tradicionales -República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, “Sudán» del Sur- se crearon amplios territorios al margen de la ley, a raíz de los diversos conflictos que sufrieron.

De acuerdo con National Geographic, en algunas partes de Vietnam se cree que los cuernos de rinocerontes pueden curar desde la resaca hasta el cáncer. También son muy utilizados en la medicina tradicional asiática e incluso se les atribuyen propiedades afrodisíacas.

La caza furtiva generada por esa creencia establece que en el mercado negro, el cuerno del rinoceronte puede alcanzar los 70.000-80.000 dólares/kilo. Sin embargo, en el caso de “Sudán» por ser el último ejemplar macho de su especie, quizás la cifra pueda ser muy superior, lo que hace que este negocio sea aún más atractivo que el de la cocaína

El año pasado, 1.215 rinocerontes fueron cazados en Sudáfrica, lo que equivale a uno cada siete horas.

Los rinocerontes se tienen datos que habitan en el planeta desde hace unos 26 millones de años, a mediados del siglo pasado existían 1 millón, pero ahora todo apunta a que siga los mismos pasos del rinoceronte negro occidental, el cual, dejó de existir debido a la caza furtiva en el 2011.



Acciones de protección

La reserva cuenta con un extenso equipo de experimentados guardabosques que custodian los 90.000 acres de superficie de conservación, además, cercas, avionetas de vigilancia y perros entrenados para detectar humanos y brechas de seguridad, explica Robert Breare, impulsor de la campaña y responsable de operaciones en Ol Pejeta. Sin embargo, necesitan más respaldo financiero: 75.000 dólares durante los próximos 6 meses para mantener este fuerte blindaje sobre «“Sudán»» y compañía.

«“Sudán»», cuenta con resguardado las 24 horas y los 365 días del año. Resguardo de militares enviados por las autoridades locales los cuales vigilan todos sus movimientos, para evitar que lo asesinen y comercialicen, entero o por partes. “Sudán» y los militares, cargan dispositivos de radiolocalización que detectan cada uno de sus movimientos todo para evitar que la caza ilegal aniquile la última esperanza de su especie. 


Medida extrema

Para brindarle mayor seguridad, los conservacionistas no tuvieron más remedio que mutilar a “Sudán». Él ya no tiene cuerno, por lo que ahora es mucho menos atractivo para los cazadores.


Situación actual salud de “Sudán», George Paul, el veterinario de la reserva comento:

En la reserva Ol Pejeta, “Sudán» comparte el hábitat con Fatu y Najín, dos hembras de su misma especie, de las únicas cuatro que restan en el planeta.

Fatu es una quinceañera, por lo que sería perfecta para la misión de repoblar de rinocerontes blancos del norte al contiene africano. Najin, por su parte, tiene ya 25 y aunque sería capaz de concebir, sus patas son demasiado débiles como para soportar que “Sudán».

Sin embargo, “Sudán» ya es viejo para las artes del apareamiento, podría no ser capaz de montar a una hembra para aparearse. Su libido ya no es la que solía tener en sus tiempos dorados lo que implica que está en la recta final de la vida de los rinocerontes, estos mamíferos que pueden vivir un máximo de 50 años. Además, tiene un bajo conteo de espermatozoides, lo que aminora las esperanzas de conseguir crías.

“Se grabaron apareamientos entre diferentes parejas en los últimos años, pero no se logró la concepción”, advirtió Paul. Es por eso que los científicos del centro de conservación valoran la posibilidad de recurrir a la inseminación artificial o a la fecundación in vitro.

La inseminación artificial es la única vía posible para que ““Sudán»” tenga, con alguna de las cinco hembras que quedan en el mundo, una reproducción inicial. Los científicos creen que podrían ampliar las posibilidades, haciendo copular las hembras con otras subespecies de rinocerontes similares, para luego que las crías vuelvan a cruzarse con sus parientas blancas del Norte y volver a los originales lentamente. Pero todo ello no deja de ser especulativo de algún modo; el futuro es casi cero.

No resta más que la esperanza que “Sudán», el último macho, haga su labor permitiendo la conservación de su especie y que las medidas de seguridad logren protegerlo.



C-Proambiente Informa:

Esta es una línea de investigación de mi interés, basada a la recopilación de diversas fuentes periodísticas, nacionales e internacionales, he agregado a la fuente principal de información para ayudar a la conservación de “Sudán»:

Página Oficial: Enlace
Enlace para Donaciones: Dona
Email del jefe de la oficina de operaciones de la reserva: Robert.breare@olpejetaconservancy.org