lunes, 21 de diciembre de 2015

Escases de arboles




Hola, hola, hola !!!! ya casi por terminar el año 2015, estoy transcribiendo un articulo que me llamo la atención, bueno ha habido muchos elementos durante el recorrido del 2015 que me hacen temblar del temor y enojo ante la ignorancia que existe en mi comunidad, mi ciudad, mi estado y mi nación, pero, en si no solo es ignorancia es también la ambición la que perjudica. Ya que rescatar el planeta involucra gasto y no utilidad y aun cuando hubiere utilidad como es mínima es ignorada, ¿porque?, porque se invertiria mucho para ganar poco y ademas seria a largo plazo.

Pero me pregunto, nuestra vida (la tuya y la mía) no vale la inversión, pues no, porque todos vemos el concepto "Pa mi, pa mi y pa mi" no amamos a nuestro prójimo y es triste. damos mas énfasis a los beneficios propios o al menos el beneficio hacia nuestra familia. porque amamos las riquezas, porque nos han inculcado el esquema "dime cuanto ganas para saber como atenderte". Pero bueno narrare el propósito de esta nota que me provoco el interés de que este dentro de mi blog

Escases de Arboles y sus consecuencias

La información proviene de este enlace (enlace), pero como es usual, la permanencia de estos enlaces no es infinita (se eliminan) transcribiré una parte de lo que me intereso bastante y poder compartirlo contigo, siendo la siguiente:

Según estimaciones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, el incremento de la temperatura en México vinculado al calentamiento global, oscilará de 1 a 2.5 grados centígrados –según la región del país–, entre los años 2015 y 2039.

Este mismo organismo establece (en su estudio “Escenarios del cambio climático. Futuro lejano”), que para el año 2099, habrá puntos del país en los que, en los meses más cálidos, la temperatura será hasta 6.5 grados centígrados mayor a la actual.

En la misma medida, para el año 2039, la costa de Chiapas, donde se ubica Pijijiapan, experimentará un incremento en la temperatura de hasta hasta 1.5 grados centígrados; y de 3 grados centígrados para finales del siglo XXI.

“Luego del desastre natural (del 99), vino gente del gobierno y vino gente de organizaciones (no gubernamentales) –cuenta Melvin–. Los ganaderos teníamos veíamos un problema grande, porque el tiempo de lluvia se fue deteriorando, fue cambiando, ahí conocimos del famoso cambio climático, todos empezamos a preguntarnos qué hacer, porque el ganado se podía morir, y entonces empezamos a trabajar.”


Viendo sus tierras devastadas, 16 ejidatarios y ejidatarias de Santa Clara crearon la Cooperativa Pichichi, y “lo primero que hicimos fue sembrar árboles, porque estaba todo desértico –dice Aurelio–. Esos árboles que se ven ahí, no estaban. Ahí no había nada. Esos árboles los plantamos nosotros, y ahora todas nuestras parcelas tienen una zona de reforestación”.

A partir de estos esfuerzos, en 15 años de existencia, la Cooperativa Pichichi ha reforestado 40 hectáreas con especies nativas.

–¿Piensan, en algún momento, pasar a la explotación forestal? –se pregunta a Benjamín Morales, representante legal de la cooperativa, quien aguarda junto con ellos.

–No estamos sobre eso –dice Benjamín–, no es viable, porque estaríamos deforestando lo que nos ha costado tanto reforestar. La idea es ya no tocar esas áreas. Y, además, en donde sembramos maíz (ya que no por ganaderos, dejan de ser campesinos) también metemos árboles frutales, como el chicozapote, y cuando esos árboles crezcan, ahí tampoco va a poder sembrarse ya nada, hay que jugar con eso, pensamos que en el futuro tendremos fruta para comer, y también para vender, y eso nos complementará lo que obtenemos por la producción de leche.

Bajo este esquema de trabajo, en el mediano plazo, la mayor parte de las tierras de estos 16 ejidatarios se convertirán nuevamente en zonas reforestadas, una parte con especies silvestres y otra con frutales, y sólo prevalecerá una fracción de sus tierras para uso ganadero.

E incluso en las zonas delimitadas para las vacas, hay árboles, “porque una vaca necesita sombra. La vaca come, toma agua y busca sombra dónde echarse a descansar. Si tú ves un campo con vacas, sin árboles, las vacas van a estar caminando, porque su instinto es buscar un lugar fresco, aunque no lo haya, si en uno de esos campos ves una vaca echada, es porque ya la venció el sol, entonces, hasta en los potreros hay que tener suficiente sombra, para que las vacas no sufran”, dice Aureliano.

–Además del tucán, ¿hay alguna otra especie animal que haya vuelto a esta zona, a partir de la reforestación?

–Sí –explica Melvin–, ahora también vemos mucha ardilla, y eso está bien, porque ya casi no había, y hasta iguanas. Poco a poco, la cosa es poco a poco…



Recomiendo que cheques toda la información de la fuente 


¡¡¡ Gracias y Felices fiestas !!!